jueves, 8 de mayo de 2008

silencio, se rueda

Madrid es un gran plató. El martes me encontré un rodaje en la óptica de la Puerta del Sol, la que está donde empieza la calle Alcalá. El miércoles había otro en Gran Vía, en lo que queda del Edificio Atlántico (y que se convertirá pronto en apartamentos de lujo).



Había mucho bullicio, decenas de curiosos, mesas de catering entre los escombros... actores con pinta de famosos a los que no conocía y algún que otro fané. Desconozco lo que estaban grabando. A mí, los restos de este edificio me parecen una localización perfecta para una escena después de un bombardeo.

Caminando calle abajo, adiviné a ver a Álex de la Iglesia (ocupaba mucho espacio físico, como para no verlo), de quien soy ferviente admirador por uno de sus trabajos. Parece que la zona es un auténtico imán de directores. Y si no, que se lo digan a Jim Jarmusch, que anduvo con Bill Murray grabando a 50 metros hace bien poco.