domingo, 16 de diciembre de 2007

heladas

La semana más fría de lo que va de otoño (tranquilos, que hasta dentro de unos días no llega el invierno) ha dejado una helada tras otra en Madrid, a cada cual más intensa. En la noche del sábado al domingo, los termómetros bajaron hasta los -3,6ºC en la capital.


La imagen de arriba la tomé en los traseros de la estación de las Delicias. Allí, un pequeño canal lleva acumulando helada tras helada hasta que ha formado una sólida capa de hielo que no desaparece ni durante el día.

Me encantan las heladas. Quizás porque me recuerdan a mi tierra. O tal vez porque disfruto observando un jardín blanco por el hielo o el vapor que se forma al respirar por la boca. Cosas que sólo se pueden disfrutar en esta ciudad durante unas pocas semanas al año.

No soy el único al que le emociona el frío en Madrid. Alguno hasta hace experimentos. Atentos al vídeo:

4 comentarios:

R dijo...

¿De dónde has sacado ese peacho de friki esquizofrénico? Por la voz que pone parece que está a punto de hacerse una pajilla mirando el hielo de las macetas.

Aalto dijo...

Feliz Navidad, Didi, y que en el año 2008 se hagan realidad todos tus deseos.

montañero dijo...

Claro, cielo raso equivale a helada siempre.

Anónimo dijo...

escrizofrenico de mierda tu desgracia gilipollas, amaricado drogata, como vea al niño que grabo esto se lo voy a decir,por gilipollas que eres fumao hablador de mas.